UN ECLIPSE VISTO DESDE ARIZONA 



Un maravilloso fenómeno estelar que pudo ser observado desde Arizona y la mayor parte del hemisferio norte de nuestra tierra. Fue un eclipse lunar durante el que poco a poco se fue ocultando la redondez luminosa y vibrante del sol, para dar paso a la curva de la luna.

Los eclipses son fenómenos naturales que obedecen a que dos astros, en este caso la luna y el sol se alinean con relación a la tierra, de tal manera que llega un momento en que la estrella lejana queda exactamente en la misma línea que el astro intermedio y por ello, el mas lejano se oculta completamente.

 Para nosotros habitantes de la tierra, en un eclipse logramos observar tres momentos verdaderamente impactantes:

Primero, cuando el eclipse inicia se observa como el círculo del sol va siendo invadido por la redondez de la luna y primero es una pequeña protuberancia redonda que va creciendo hasta que el círculo del sol termina por perderse.

El segundo es el "instante del diamante" y se llama así porque la redondez de la luna, aunque cubre todo el círculo del sol, de todas maneras, la luminosidad de la estrella es tan grande que por toda la circunferencia de la luna, que en ese momento es negra, aparece luminosidad y da un espectáculo precioso.

En el instante de cuando el eclipse esta llegando cubrir toda la superficie del sol, en ese momento el movimiento de los cuerpos celestes, hace que la luz del sol se "pellizque" con la sombra de la luna y sale un destello tan brillante y luminoso, que invade todo alrededor. A ese momento se le llama "el instante del diamante".

El tercer efecto mas importante de un eclipse, es el estado de "umbra" y de "penumbra" en la parte de la superficie de la tierra que ha dejado de recibir la luz solar.

Cuando el eclipse lleva mas de la mitad de recorrido, es decir lleva mas de la mitad del sol ocultándose, en la superficie de la tierra llega el momento llamado de "umbra" o sea una semioscuridad que empieza a invadir el ambiente y es en este momento, en que los científicos recomiendan quedarse dentro de sus casas o lugares cerrados, pues la diferencia luminosa puede afectar la visión de la persona.

Luego la "penumbra" es la gran oscuridad que provoca el eclipse. En este momento, el día se torna noche y es cuando se han registrado lecturas distorsionadas en la fuerza magnética de los imanes e incluso distorsión en la ubicación del polo norte magnético de la tierra.

En fin, los eclipses como el ampliamente observado desde Arizona en 2012, son fenómenos verdaderamente momentáneos, visualmente maravillosos para nosotros habitantes de la tierra, pero también, de una mayúscula importancia para los científicos

Related